La violenta pintura del canadiense, asentado en Londres, Andrew Salgado. Interesante similitud temática -basada en bruscos retratos accidentados y maltratados-, con la obra de Jenny Saville.